viernes, 25 de septiembre de 2009

Malditos Bastardos o cómo salté de mi butaca en el cine

Pistolas Luger P08, banderas nazis ondeantes en la Francia ocupada, un cine, un grupo de bastardos, una misión, un bate de beisbol y cabelleras arrancadas.
Vemos a una envejecido Brad Pitt al mando de un grupo de judíos americanos sedientos de sangre nazi. Si mezclamos el humor negro de Tarantino, las largas y brillantes conversaciones que tienen los protagonistas, algún pequeño guiño con la película Pulp Fiction y banderas nazis quemándose, tendremos esta gran película, totalmente impredecible y llena de muertes, cambios repentinos de escenarios, historias y personajes.
Totalmente recomendable a la personas amantes del cine de Tarantino.

4 comentarios:

Belsan dijo...

Ah, no me gusta mucho Tarantino (la primera vez que vi Pulp Fiction en versión original oír la palabra "fuck" tantas veces seguidas me dio risa), pero esta película pinta bien. Puede que la vea.

cacofonía dijo...

Lo mismo digo, aunque me molesta toda la bola que le han dado a Brad Pitt cuando (para mí) más protagonista es el caza-judíos o, incluso, Shosanna. Pero bueno, público han conseguido.

Zorra deskiziada dijo...

Tengo que ver esta jodida película T_T

Elio Milay dijo...

Lo mejor es el Hitler surrealista (o no tanto) golpeando la mesa al ritmo de Nein, Nein, Nein! Y Denis Ménochet, el emocionante actor francés que interpreta al acorralado LaPaditte al comienzo de la película.

http://www.imdb.com/name/nm1616970

Y Christoph Waltz como el repulsivo nazi, alter-ego del repulsivo Himmler histórico en muchos aspectos. (Un hijo de Waltz, en la vida real es rabí en Israel, curiosamente.)

La verdad es que la película es sólo una excusa para regodearse en la violencia, que de no ser por el contexto bélico, se vería como gratuita y completamente fuera de lugar. A Tarantino le va la sangre y nada más. Aparte de ponerle buenas canciones a sus películas, no sabe hacer otra cosa. Podría dedicarse al gore directamente.

Me gusta tu blog. Y debo decir que pocas veces me había animado tanto una música al entrar a una página, como este ritmo de trompetas de comedia que tienes aquí. Además de ser una música deliciosa, le quita a uno la melancolía en 5 segundos.

Un saludo acuariano.