miércoles, 21 de octubre de 2009

Hoy me he comprado una autoestima. Estaba bajando a mi perro, como cada mañana y me pregunté lo guay que sería tener una autoestima, así que me lancé a la piscina.
Me miré en el espejo del cuarto del baño y me dije lo fantástica que era, dije una retahíla de adjetivos que nunca antes en mi vida me habría dedicado e intenté no escuchar esa vocecita paranoide que me acompañaba a todas partes, me sentía como un libro de autoayuda con patas. Desde que descubrí "Love me two times" y que no soy perfecta, veo mi entorno cambiado. En serio, si no tenéis autoestima compraos una, o un perro.

Me he reformado, he visto a la Virgen. Me he propuesto buscarme un curro (y esta vez va en serio). Va a ser duro, porque he utilizado demasiado la frase "es que hay crisis" y ya no tengo más excusas. Hoy ha sido el primer día: he puesto en el Facebook: "busco un trabajo". Quien sabe, a lo mejor algún empresario majo (y de Alaquàs) busca a una chica simpática, trabajadora, carismática y competente (sí, estoy poniendo en práctica el párrafo de arriba). Pobre de mí.



Pues eso, love me two times, The Doors, para quien sepa apreciarlo.

2 comentarios:

Dara Scully dijo...

¿Vale un gato en lugar de un perro?


pd: si salieras ahora a la calle, me sé de uno que te arrancaría la falda. qué viento hace.


miau,
señora

Mayling dijo...

Me alegro de que lo hagas, puedo vigilarte de vez en cuando yo también? :)
Suerte con lo del curro.
Besos