miércoles, 18 de noviembre de 2009

A Mia le han regalado una guía de Japón. ¿Os he dicho alguna vez, que está enamorada del país nipón? Pues, todas las noches, desde que se lo regalaron, se acurruca en su cama, calentita, y ojea el librito con un destello en los ojos. Se imagina estar recorriendo los templos sintoistas, comprando en Shinjuku, haciéndose fotos en la estatua del perro Hachiko, que se encuentra en la estación de tren de Shibuya, comiendo en algún restaurante, fotografiando maikos... Cuando los ojos se van cerrando poco a poco, Mia deja el libro en la mesita y entre suspiros y alguna que otra sonrisa soñadora, se duerme, deseando que algún día llegue el momento de pisar suelo japonés.

3 comentarios:

Dara Scully dijo...

Un día la llevaré de la mano al país de las luces veloces.


miau,
mujercilla

Belsan dijo...

Vaya, vaya, cuántos hay que deseamos lo mismo...

abe dijo...

todos hemos querido viajar a algun lugar especial ^^