jueves, 7 de abril de 2011

Esto va de miedo

Desde aquel mega hostión epic en los toboganes del Gulliver:



que parece que no, pero caer rodando como un barril el día de la cerveza es malo para las rodillas, algo ha cambiado en mi cabecita. Y es que ya no tengo miedo \o/ tenía miedo al cambio. Vivir sabiendo cómo será el día siguiente terminó convirtiéndose en una rutina placentera. Nada esperaba y nada deseaba. Me limitaba a vivir cual oruga. Y no, se ha acabado. A corto plazo sólo puedo cambiar el color de mi pelo de forma radical o volver a mis andanzas adolescentes de ropa extravagante... A largo plazo tengo clara una cosa: Marcharme de aquí, vivir en Londres. Ha terminado el miedo a dejar a mi familia, a mis amigos, a mi pareja en España. Ahora que no estoy atada a nada quiero volar, bien alto. Estoy realmente ilusionada, creo que se ha convertido en mi gran meta y tengo que llevarla a cabo.

Y cambiando de tema, ayer me fui a patinar por la noche. Nunca pensé que sería tan jodidamente relajante patinar a las 23 de la noche. No había ni Cristo paseando a esas horas. Hacía fresco y tumbarse en el césped húmedo después fue una experiencia muy gratificante. Va siendo hora de disfrutar de esas pequeñas cosas que nos brinda el momento.
Hoy iré a patinar al río de Valencia, con la persona más guay del mundo: Dafne. La única entre los mortales que es capaz de soportarme, sabe cómo soy y aún así, me quiere.

3 comentarios:

Belsan dijo...

Buena suerte con lo de Londres. La verdad es que es una ciudad de la hostia.

Daphne dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zorra deskiziada dijo...

Tonta x3
Te quiero (: